jueves, 11 de octubre de 2012

De cómo españa se pasa la historia españolizando

Entrada dedicada a Rafael Lucas en agradecimiento al latigazo mental que me provocó ayer su comentario feisboquero tras las wertpalabras que acá se explican.

A mi no me vengáis a Españolizar, Catetos asesinos, a mi ya me Españolizó Machado, Lorca, y otros muchos hace ya años.
Rafael Lucas



Ocho y diez de la noche. Cerca de Txagorritxu. Más cerca todavía de la parada Euskal Herria del tranvía euskotran en Vitoria. Propaganda electoral. Blanco ariel de fondo, camisola blanca y corbata azulona o grisácea, gafas con montura casi invisible, sonrisa clueca y eslogan sorprendente: Si tú no vas ellos ganan. Un Basagoiti esponjoso refrenda este mensaje que busca plomo.

Una hora cualquiera de la mañana del día 10 de octubre del año 2012. Congreso de los diputados del reino de españa, (adviértase que esto último está puesto en minúsculas, y pregúntese uno por qué cojones está puesto así y respóndase uno mismo...), bien, estábamos en el congreso, un señor apellidado Wert, ministro de Cultura y Educación del gobierno de Rajoy dice en medio de un discurso: Hay que españolizar a los alumnos catalanes.

Basagoiti lucha en Euskadi contra el "ellos", mientras Wert lucha  y españoliza a otros "ellos". Unos ellos son vascos y otros ellos son catalanes. Wert da en la tecla con el verbo españolzar. Tiene  a quién compararse. Francisco Franco españolizó a doscientos mil tipos una vez que declaró el fin de la guerra que el provocó, los españolizó mediante unos documentos llamados penas de muerte y su esfuerzo fue tan mayúsculo que incluso españolizó a todos aquellos con sus manos porque él mismo firmó aquella ingente cantidad de documentos españolizadores en forma de penas de muerte. Cuando nos referimos a españolizar siempre contamos con la ayuda de nuestros queridos amigos los sinónimos: matar, uniformar, unificar, destinar en lo universal.
Veamos cómo se puede españolizar y cuánto cuesta y qué esfuerzo supone. 200.000 penas de muerte son 400 paquetes de cuartillas de 500 cada uno. Esos 400 paquetes de cuartillas pesan aproximadamente 1000 kilos. Ya tenemos 1000 kilos de penas de muerte, 1000 kilos de españolizaciones. Si lo aplicamos a Catalunya y a sus habitantes tendríamos 7 millones de penas de muerte o lo que es lo mismo siete millones de documentos A4 con su correspondiente certificado timbrado españolizador, o lo que es lo mismo, 14000 paquetes de cuartillas de 500 españolizaciones selladas cada una, o lo que es igual, 35 toneladas de españolización dispuesta a españolizar en forma de documentos acreditativos de una muerte por españolización. Ahora solo hay que averiguar cuánto tiempo se rquiere para españolizar así.

No hay comentarios:

Publicar un comentario