lunes, 4 de octubre de 2010

Sistema roto



El otro día hubo una huelga general en España. La última que recordamos con éxito fue la del 88. El éxito de aquella convocatoria se tapó con un imaginario despectivo creado para la ocasión. El Cojo manteca reventando con su muleta unos cartelones luminosos de la estación de Metro de Banco de España.

En esta huelga del pasado miércoles, también los medios de comunicación, desesperados, intentaron hacer de las suyas. El titular podría ser el siguiente, utilizado en más de una rotativa: “Los antisistema revientan la huelga que con responsabilidad hicieron las centrales sindicales”. Los antisistema son los grupos de Movimiento25S, un colectivo de gente insatisfecha y rabiosa que el pasado día 25 de Setiembre ocupó la antigua sede del Banesto en la Plaza de Catalunya de Barcelona. No se si entre ellos habrá un Ascaso o un García Oliver, que también fueron unos antisistema del carajo. La palabra antisistema tiene su miga. ¿Qué es un antisistema hoy? Alguien que no está conforme con el sistema actual enredado en una crisis sistémica, fíjate tú. Eso es un antisistema, alguien inconforme, alguien que dice no, un “rebelde”, alguien que consciente de sus derechos dice no porque sabe que lo que está ocurriendo lesiona sus derechos y ciega el futuro. Bien por esos antistema. Los Bancos se han salido con la suya. Pero les tocará. Tiempo al tiempo. Este es el primer aldabonazo en la puerta fría de sus hojas metálicas de cálculo. No duerman. Estén despiertos, señores banqueros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario