martes, 5 de octubre de 2010

Otro nuevo juicio de Nuremberg



Jean Ziegler, analista y miembro del Comité Consultivo de Derechos Humanos de la ONU ha dicho tras la presentación de su último libro en Madrid, que habría que hacer un nuevo Nuremberg donde sentar a los especuladores y financistas que han puesto la economía patas arriba. 

Porque su tesis es clara: Han cometido crímenes contra la humanidad, porque con sus prácticas especulativas condenan a la muerte y al hambre y al analfabetismo y a la pobreza a miles de niños en el mundo.

Pero los gobiernos están a otra cosa. Y ni los aparatos judiciales ni las Cortes Penales internacionales se dan por aludidas. La pelea del siglo XX acabó. A un lado el poder económico y al otro lado el poder político. Se han peleado en todo tipo de escenarios, en todo tipo de tiempos y de cronopios y al final ha ganado la economía, los mercados, el quinto poder, la banca, la pasta, la quinta columna que ahora está en todos los hogares en forma de hipoteca, préstamo, robo, un eslabón de la cadena a la que estamos atados todos como esclavos, perros que huelen la servidumbre y que ni siquiera aúllan, por miedo, como para que ladren, ¡ladrad!


Era un espejismo. Algunos lo creyeron. Mejor, tres espejismos: Uno, Sarkozy diciendo en el año 2008 que había que reformar el Capitalismo. Díaz Ferrán, cuando dijo que había que dejar, ¡qué gracia!, el capitalismo en stand by, había que dejar de ser capitalistas durante quince días para recoger dinero de los estados y volver a ser capitalistas de ahí en adelante. Había que haber declarado una tregua trampa, Díaz Ferrán, la primera tregua trampa del capitalismo, querido patrono de los patronos.

Nada, que ganaron la pelea. En Mayo del año 2010, cogieron por banda a un presidente español, llamado Jose Luis Rodríguez Zapatero y le dijeron, "o recortas gastos sociales, o no tienes crédito para refinanciar la deuda del pais que gobiernas" y Zapatero ni siquiera asustado se atrevió a decir, "pero si recorto voy contra lo que prometí", "da igual,", le dijeron "no puedes hacer otra cosa", le dijeron , y Zapatero insistió: "pero es que ya no solamente se trata de eso, ¡se trata de la soberanía popular!", "¿De qué coño hablas?", dijo la voz de los Mercados, "lo único que nos importa es la deuda soberana, recorta y te la compraremos y luego especularemos con ella, con la tuya, con la griega, con la irlandesa y con todas." "Hablaré con la Unión europea", dijo Zapatero y Zapatero habló con Merkel y con otros, y volvió a hablar con Merkel.

Las consecuencias las estamos viendo. Por eso Jean Ziegler, con el que hemos empezado este artículo, ha dicho hace unos días en Madrid que " La Unión Europea es una organización mercenaria del gran capitalismo internacional", y tiene mucha razón Jean.


¿Qué pasará cuando el primer mundo desarrollado sufra políticas monetarias y económicas que son moneda común en el tercer Mundo? ¿Habrá Paz Social, mi querido presidente del FMI?

artículo publicado en rebelión.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario