miércoles, 20 de enero de 2010

Simulacro y Haiti

En Haiti el mundo se está desangrando. País invisible, como ilustró muy bien el otro día El Roto en EL PAIS, hasta que un terremoto le dio la posibilidad de mostrarse en las pantallas del mundo y ser descubierto. Terremoto demiurgo.
Los soldados norteamericanos ya están allí. Llegaron para poner orden, para arreglar el puerto que es por donde debe entrar la mayor parte de la ayuda humanitaria. La carga de un barco equivale a la carga aerotransportada de cien aparatos. A los chicos norteamericanos, con sus trajes de camuflaje, sus gafas de sol y la cara de aturdidos y salvapatrias que siempre les ha caracterizado, estos días se les tiene que poner cara de buena gente porque no van a disparar contra nadie, todo lo contrario, van a ayudar a que salgan de la mieria y de la destrucción los ciudadanos de uno de los países más pobres de la tierra. A estos jóvenes, sus oficiales les impiden ver algunas imágenes que la CNN emite acerca del terremoto. Parece ser que son muy aprensivos y que esa información audiovisual puede afectarles en demasía. Una de las cosas que más sorprende de las crónicas de los corresponsales de la prensa española en aquel país es la continua y molesta comparación que siempre hacen algunos con las películas, con las destrucciones de hollywood. Tan acostumbrados estamos a estas imágenes peliculeras que cuando la realidad muestra un verdadero panorama infernal, tenemos que recurrir a lo que hemos visto en el cine para poder entender en algo lo que ven nuestros ojos. El simulacro es mucho más real que lo real. A los marines de USA sus oficiales les deberían poner 2012 o películas de ese estilo para que puedan trabajar sin los sobresaltos que el corazón humano descubre cuando se enfrenta a la muerte y la miseria de los otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario