miércoles, 3 de junio de 2009

CALMA CHICHA. Ante las elecciones del próximo 7 de junio, se establece una calma chicha, un trayecto suave por el mar de los sargazos.

Ante las elecciones del próximo 7 de junio, se establece una calma chicha, un trayecto suave por el mar de los sargazos hasta que todo estalle en función de los resultados. Rajoy ayer dijo que Camps, presidente de la Comunidad Valenciana, es el más honorable de los españoles. No escupas tan alto, gallego. Quizá hay que volver a la sorna sevillana magistral de González, el slogan del PP para este campaña tendría que haber sido, "Yes, we Camps". Para el PP estas elecciones son un a especie de ensayo de las generales. Las quieren ganar. Las pueden ganar. Si las ganan, harán su moción de censura de una o de otra manera argumentando que el gobienro actual ha perdido toda legitimidad. Y quizá colocan a un presidente en transición, un hombre de CIU, de algún nacionalismo periférico para refrendar al nacionalismo central español una vez que todo se suavice y los primero brotes verdes de la recuperación económica sean unos tallos, unos espárragos bien plantados y duros en la tierra. Cerquita de estas elecciones que pueden deparar un abstencionismo elevado, a nadie le interesa el Parlamento europeo. Más bien, pocos conocen lo que se cuece en el Parlamento europeo. Europa sigue estando muy lejos de Villacardillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario