jueves, 30 de abril de 2009

JUAN RAMÓN JIMÉNEZ. Durante sus exilios en Cuba y Puerto Rico no pudo escribir poesía, solamente crítica y conferencias.

Durante sus exilios en Cuba y Puerto Rico no pudo escribir poesía, solamente crítica y conferencias. No fue hasta su exilio en Estados Unidos, en el año 1941, cuando volvió a escribir poesía. En una de sus apreciaciones, Juan Ramón Jiménez dice de su cambio, de su exilio en el año 1936, en una carta escrita a Enrique Díaz-Canedo: “Desde estas Américas empecé a verme, y a ver lo demás, en los días de España: desde fuera y lejos, en el mismo tiempo y el mismo espacio. Se produjo en mí un cambio profundo, algo parecido al que tuve cuando vine en 1916”. Por lo tanto los años pasados en Cuba y Puerto Rico fueron una toma de conciencia, un verse desde el otro lado, un tiempo blanco para su nueva incursión poética en la que se inscribe el poema en prosa llamado Tiempo.
«En la Florida empecé a escribir otra vez en verso. Antes, por Puerto Rico y Cuba había escrito casi exclusivamente crítica y conferencias. Una madrugada me encontré escribiendo unos romances y unas canciones que eran un retorno a mi primera juventud, una inocencia última, un final lógico de mi última escritura sucesiva en España»
Juan Ramón Jiménez y Zenobia Camprubí salieron de España en el verano de 1936. En marzo de 1937 llegaron a Cuba, donde vivirían dos años. Se hospedó en el en aquel tiempo conocido como Hotel Vedado, luego rebautizado con el nombre de Hotel Victoria. Es un hotel en el que se hospedaron también Errol Flynn, Marlon Brando y otros. Está muy cerca del Capri y del Nacional, al lado del edificio Focsa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario