jueves, 30 de abril de 2009

HACE EXACTAMENTE SEIS AÑOS. Hace tres días, hablando con L, le pregunté por qué la familia decidió emigrar a Vitoria y no a otro lugar

Hace tres días, hablando con L, le pregunté por qué la familia decidió emigrar a Vitoria y no a otro lugar. La respuesta no pudo ser más sorprendente. L salió del pueblo con un hombre al que llamaban zapaterillo. Llegaron a Ávila, y sin saber para donde tirar, se les ocurrió lanzar una boina al aire. El viento la escupió en dirección al Norte. Tomaron el primer tren que salía hacia ese lugar. Al tiempo el abuelo siguió los pasos de su hijo. Facturó la mula en el tren y se presentó en Vitoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario